martes, 18 de diciembre de 2012

Las sinrazones del voto


Una megaencuesta urgente: ¿por qué votamos lo que votamos?


No voy a recordar aquello cervantino de la razón de la sinrazón que a mi razón se hace..., sino a sugerir que ya va siendo hora de que en España se hagan un estudio serio sobre las razones y sinrazones del voto, no solo porque podría ser esclarecedor de nuestra experiencia de la política, sino porque podría convertirse, a pesar del rigor insoslayable con que hubiera de plantearse y redactarse, en una inesperada fuente de excelente humor. Aún recuerdo, a modo de batallitas electorales, cuando siendo yo apoderado de un partido de izquierdas, se presentó una viejecita en el colegio electoral mascullando que quería votar "al del bigote", uséase en aquel entonces el inefable Ánsar, sin saber siquiera que había de hacerlo mediante una papeleta. La perplejidad de muchos fue que tomara yo la iniciativa, con harto dolor de mi corazón, pero mayor compasión, de meterle en el sobre a la señora la papeleta que quería. Quizás desde entonces  no ha dejado de darme vueltas en la cabeza la idea de ese macroestudio (no menos de 50.000 entrevistas como fundamento del análisis) que nos informara a los españolitos curiosos del variado mundo de las razones y sinrazones que tuvo y  tiene habitualmente el voto en nuestro país. Lo intenté con dos hijos, para que lo escogieran como tema del trabajo de investigación del último año de bachillerato, pero se olieron que aquello tenía un trabajo para el que no se veían con ánimos, y no estaban equivocados. Con todo, alguien habrá, sigo pensando, que vea en esta sugerencia mía una posibilidad de investigación social con futuro. No ignoro que este tipo de investigaciones no tiene mucha tradición en nuestro ámbito académico, pero estoy convencido de que, bien hecha, arrojaría mucha luz sobre algo trascendental para la vida pública, como los considerandos de la sentencia que cada cual dicta con su voto cuando es llamado a elegir un parlamento y un gobierno. A ver si antes de que me metan en la última urna, en esa suerte de voto definitivo que es la incineración, puedo ver satisfecha mi curiosidad política...

No hay comentarios:

Publicar un comentario