viernes, 22 de febrero de 2013

Oriol Junqueras: Caspa, mendacidad y sacristía...


La demagògia xenófoba


Auténtico ejemplar de homenot cataláunico, que este hombre, Oriol Junqueras,  triunfe entre sus seguidores básicos -ningún premium entre sus filas ni entre sus votantes, está claro- es de una coherencia paradigmática. Me entretuve en escucharle durante el famoso pleno de la declaración de soberanía y capté, creo, el porqué de su “gancho” electoral: no discurre, define. Su sintaxis es alérgica a la subordinación y, por lo tanto, a la complejidad. Podríamos decir que tiene un estilo apodíctico y un latiguillo “hoc ergo propter hoc” que le da la rotundidad de los grandes falaces. Tot plegat, un sacristán pontificando. Su latiguillo, per tant, introduce constante y burdamente falacias  que a él le parecen, sin embargo, el no va más del rigor razonador aristotélico En un artículo  lo ponen en su sitio y denuncian la impostura de su titulación doctoral, es decir, un sableador al que, si lo hubiera hecho en Alemania, le retirarían el saludo hasta los bedeles. Hemos de reconocer, aunque sea con un puntito de la mala leche que él ha provocado de forma conductista (o por su forma de conducirse), acción/reacción…, que si se paseara por España dando conferencias al estilo de la entrevista en El Mundo, llenaría circos, plazas de toros en verano y hasta recibiría alguna oferta de algún museo antropológico para poder exhibirlo, en cera, como ejemplar cataláunico par excellence, algo así como el heredero del català d’Ullastret, o ansí… Resulta abrumador tener que soportar especímenes cuya xenofobia adiposa roza lo delictivo. Confío en que una excelente dieta legal constitucional lo restituya a su aldea, donde podrá seguir divagando, por los terrenos de la historia-ficción-propaganda, que tan bien domina, con el mossén de su pueblo ante unos sabrosos picatostes con chocolate, o, en su defecto, ante una escatológica butifarra amb seques.  A la última, que conste, también me apunto yo, pero sin tan gravosa compañía.

1 comentario:

  1. He ido a la página de Juan Catalán y me dice que no existe y que ha cambiado de dirección. Cuando voy a la nueva me sale una página en inglés de carácter comercial.

    No he oído nunca hablar a Oriol Junqueras. Me lo he perdido. Sin embargo, lo he visto repetidamente en fotos y he recibido la impresión de que es un individuo frío y sesgado, y que la confianza que inspira es la de no inspirar ninguna. Tiene una mirada enigmática y ambigua que le hace peligroso. De hecho desde que está este individuo, ERC no hace sino subir en estimación de voto defenestrando a CIU que sigue cayendo en picado. Y de hecho ha sucumbido a la trampa de ERC incluso el grupo parlamentario socialista catalán para mi desolación. Cada vez estamos más solos. Y para más inri el voto de Carme Chacón que no se atrevió a ser consecuente y quiso nadar y guardar la ropa. Un individuo de cuidado, pero lo digo sin haberle escuchado. No sé si es una ventaja o un inconveniente. Pero este sujeto tiene cogido por los tales al ínclito Artur Mas y ahora al PSC.

    ResponderEliminar